icon-rss-large

www.invertirforex.com

Subscribirse al RSS |

La crisis de la General Motors

Publicado en abril 14, 2009

A lo largo de su historia, la General Motors fue una de las empresas automovilísticas líderes a nivel mundial. Fue fundada en el año 1908, tiene su principal sede en Detroit y la fabricación de sus autos se produce en 33 países.
Sin embargo con la nueva crisis financiera global, General Motors dejó de ser el número uno mundial en ventas, siendo desplazado por la japonesa Toyota. Durante el año 2008 GM registró una baja en sus ventas de un millón de unidades, con respecto al año anterior.  En ese entonces su presidente, Frederick Henderson, le restó importancia al asunto.

Sin embargo lo que parecía ser una simple estadística, era sólo la punta del iceberg de los múltiples problemas que empezaba a tener la General. Desde sus recurrentes pérdidas y endeudamientos, hasta la incapacidad de generar efectivo suficiente para cumplir con sus obligaciones.
 
La crisis se ha visto agudizada porque los productos más rentables de la General comenzaron a perder su fuerza en un mercada cada vez más competitivo; tiene además una deuda de 292.000 millones y los gastos médicos de sus empleados y ex empleados son enormes: casi 6 mil millones de dólares. A esto también hay que añadir los gastos de pensiones que están obligados a pagar a sus empleados retirados. Para General Motors, estos gastos superan los 3.000 millones de dólares anuales.

Ante las cifras negativas, en el mercado, esta empresa de 50.000 millones de dólares en depósitos, experimentó una bajada en su rating hasta el nivel de ‘no inversión’, es decir, sólo para los inversores que aceptan altos riesgos, y con perspectivas de más bajadas.

En la actualidad General Motors está operando gracias a los préstamos gubernamentales de emergencia que le ha concedido el gobierno norteamericano. La empresa ya recibió 13.000 millones de dólares en préstamos y tenía a la espera la aprobación de otro monto por 30 mil millones de dólares adicionales.

Al solicitar estas ayudas, General Motors aseguró que tomarían medidas efectivas de reestructuración que les permitieran alcanzar una viabilidad a largo plazo. Entre esas medidas se contempló el despido de unos 47 mil trabajadores y el cierre de cinco plantas en Estados Unidos.

La empresa está convencida de que las ventas globales de automóviles se recuperarán pronto y con ello y la reestructuración de GM, se generarán los ahorros y beneficios previstos y tendrán la capacidad de financiar sus requerimientos operativos.

Sin embargo la agencia federal que regula la Bolsa de Valores (SEC), no ve garantía alguna de que el mercado global automotriz se recupere en el corto plazo.

Por esta razón el departamento del Tesoro de estados Unidos, le pidió a General Motors que lleve a cabo los preparativos necesarios, para que el 1 de junio se acoja a la ley de quiebras.

Esto, previendo la posibilidad de que GM no pueda lograr un acuerdo con los tenedores de bonos para el intercambio de unos 28.000 millones de dólares en deudas y con el sindicato de Automobile Workers Union.

El plan que se está considerando crearía una nueva compañía que compraría los activos "buenos" de GM. Los activos menos deseables (marcas con menos demanda, plantas fabriles y obligaciones de cobertura de salud), continuarían en la compañía antigua, que sería liquidada en el curso de varios años.

Sin embargo GM insiste en su reestructuración. Por lo que no hay una decisión clara aun y las conversaciones continuarán por unos días más.