icon-rss-large

www.invertirforex.com

Subscribirse al RSS |

TAE: Tasa Anual Efectiva

Publicado en abril 02, 2009

La TAE es un indicador en forma de tanto por ciento anual, que muestra el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero, puesto que incluye el interés, los gastos y las comisiones bancarias.

Es muy útil porque permite comparar distintos productos y opciones de inversión de forma independiente. Esto se da especialmente en productos de igual naturaleza, en los que los riesgos son idénticos.

 El TAE es el tipo de interés efectivo, expresado en tasa anual,  post-pagable, lo cual permite comparar el coste o rendimiento real de diversas operaciones, en aquellos casos en que sus tipos de interés nominales no son directamente comparables.

Por ejemplo: si el tipo de interés de un crédito viene expresado en tasa trimestral, y el de otro crédito en tasa semestral, estos tipos no son directamente comparables. Pero si se calculan sus TAE's, ya sí se pueden comparar.

Cuando la entidad financiera calcula el TAE de una operación, en la parte de ingresos incluye no sólo los derivados del tipo de interés, sino también los ingresos por comisiones y cualquier otro tipo de ingreso derivado de la operación.
El cálculo de la Tasa Anual Efectiva está basado en el tipo de interés compuesto y en la hipótesis de que los intereses obtenidos se vuelven a invertir al mismo tipo de interés.

Sin embargo su cálculo también puede ser ligeramente diferente de acuerdo al producto bancario. Habitualmente, la T.A.E. no incluye los gastos que el cliente pueda evitar (por ejemplo, los gastos de transferencia de fondos), los que se abonan a terceras personas o empresas (corretajes, honorarios notariales e impuestos) o los gastos por seguros o garantías.

En el caso de un préstamo, para calcular la TAE se considera:

-El tipo de interés del préstamo

-Todos los gastos iniciales.

-El fraccionamiento de los pagos, incluyendo los gastos de cancelación de dicho préstamo.

Aunque ambos se expresan en porcentajes, no es lo mismo el interés nominal que la TAE. En ambos casos, el consumidor debe fijarse en la TAE, que es realmente lo que se va a percibir por el dinero o se va a pagar por el préstamo.
 
En cuestiones de préstamos, se debe usar la tasa efectiva anual para adquirir aquellos que sean a un mismo plazo. Las comisiones hacen que sea diferente según el plazo para el que se calculan.

Por otro lado no se debe comparar nunca el TAE de un préstamo fijo con el de un préstamo variable, ya que en esta última será siempre un T.A.E. teórico, porque no hay manera de saber a priori cuál va a ser la evolución del índice de referencia. En el caso de un préstamo de tipo de interés fijo es fácil decantarse ateniéndose al TAE. Menor TAE, menor dinero se paga.

Tampoco es comparable el TAE de un préstamo personal con el de uno hipotecario. El hipotecario tiene muchos más gastos que no se incluyen en el cálculo del TAE legal, de gastos notariales, seguros obligatorios, etc.